La caminata es uno de los ejercicios aeróbicos más completos. Si se combina con la carrera, los resultados son aún mejores. Caminar y correr todos los días, y de la manera correcta, ayuda a combatir la obesidad, reducir la celulitis y reducir la flacidez. Además, ayuda a controlar el colesterol, la diabetes y mejora el sistema inmunológico.

 

¿Pero, a que se debe que algunas personas después de someterse a una evaluación física, son aconsejadas de que deben pedalear mientras que otras son instruidas para correr? Al entrar en la sala de cardio en la cual se ve diversos equipos diferentes usted se pregunta, ¿cuál es la diferencia entre pedalear en la bicicleta estática y correr en la cinta?

 

Para empezar, aunque ambas opciones implican un ejercicio de alto gasto calórico y características anaeróbicas, bicicleta y cinta son actividades bastante diferentes.

 

Los estudios sugieren que pedalear en la bicicleta gasta alrededor de 40% menos de calorías que hacer una carrera en la cinta. Esto se debe al hacer la bicicleta se requiere menos masa muscular en su conjunto.

 

Entretanto para determinados grupos, como las mujeres obesas, sedentarias, embarazadas y personas con problemas en las articulaciones, la bici es el ejercicio recomendado por el bajo impacto en las articulaciones resultantes de la actividad.

 

Independiente del tipo físico usted siempre debe ser siempre consciente de la altura correcta del sillín de la bicicleta. Encontrar la medida ideal es muy simple, en general muchos lo miden que quede en la altura un poco arriba de la cadera, al posicionarse al lado de la bici, o debe sentarse y medir con que tus piernas queden “casi” totalmente estiradas, para que consiga tener una buena fuerza en las piernas.

 

En la cinta el gasto de calorías es mayor en comparación con la bicicleta, pero el impacto causado por este equipo no favorece a las personas con lesiones en las articulaciones, especialmente en la columna vertebral y los miembros inferiores.

indicación principal: la gente en busca de una buena capacidad cardiorrespiratoria y bajar de peso.

 

Cuidados con la cinta: Evitar posición lejos de la barra de soporte, y también quedar apoyado en esta barra porque eso va proyectar tu cuerpo hacia adelante, lo que acaba por forzar a la columna.

 

Consejos de seguridad para el uso de cintas de correr.

 

- Utilizar siempre la llave de seguridad, pegado a la ropa, porque si usted tiene algún problema, como mareos, malestar o desequilibrio, la cinta se apagará automáticamente cuando se caiga.

 

- Deje siempre un espacio de seguridad detrás de la cinta de correr. Lo ideal sería, por lo menos un metro y medio. La razón es evitar que los que están en la cinta a hacer daño cuando hay una caída y no se ha quedado con llave de seguridad pegada, o incluso si la tenga, en el caso de que en la caída la llave si haya suelto y no desconecte el equipo. Ha habido varios casos de personas que han tenido arrancado su cuero cabelludo debido a haber envuelto alrededor del eje trasero, y aún tener brazos y piernas rallados con la fricción de la cinta (lona), que sigue funcionando hasta que se apague. Si usted no deja un área de escape, es mucho más difícil de levantar.

 

- Se recomienda siempre conectar la cinta de correr con los pies en los estribos al lado, colocando en una velocidad baja antes de empezar. Esta precaución es muy importante por dos razones, una porque algunas cintas de correr cuando están defectuosas, pueden disparar con mucha velocidad y si se encuentra en la parte superior, podrá ser tirado para tras, otro factor es la de aumentar la vida útil de su equipo, porque así podrá forzar menos el motor de la cinta.

 

Hay muchas opciones para comprar una cinta de correr por webs como compra-venta.es para aqueles que quieren empezar su rutina en casa, pero no olviden de siempre tener en cuenta las medidas de seguridad en su hogar.

Saludos a tod@s

Guía de compra para tu humidificador Nuevo o Usado →← Otros usos para el smartphone que ya no utilizas